FM LA PAZ 96.7
Mundo

Revelan que jesuita pederasta Luis Roma trabajaba en Sucre

El jesuita pedófilo Luis Roma, cuyo caso fue desvelado este domingo por el diario español El País, vivió en un colegio de Sucre, después de que fueran descubiertos sus abusos en el municipio de Charagua, en el departamento de Santa Cruz.

Así lo establece la nota y lo señaló este domingo, a través de Correo del Sur Radio (FM 90.1 y AM 980), el exjesuita Pedro Lima, quien remarcó que Roma siguió en contacto con niños mientras vivió en la capital, a donde se trasladó con todos los archivos de sus abusos.

Lima acusó a los jesuitas de encubrir al pedófilo, cuyo caso saltó a la luz después de la revelación del también jesuita pederasta Alfonso “Pica” Pedrajas.

Ambos ya están fallecidos, pero las víctimas reclaman que se investigue a los encubridores.

Lima indicó que “Pica” es la punta del iceberg y dijo que denunció a dos exprovinciales por haber archivado la denuncia en contra de Luis María Roma Pedrosa, más conocido como “Lucho Roma”, en 2019.

Manifestó que Roma, desde los años 60, 70 y 80 “tiene denuncias de abusos a menores en varias instituciones, entre ellas, en Los Yungas de La Paz, hogar de niños huérfanos de Pacata (Cochabamba) en 1975 y en Charagua.

DENUNCIA RECHAZADA

El caso de Charagua estaba en investigación, pero fue rechazada en primera instancia debido a que no se habría fundado suficientes elementos como para sostener una acusación porque no se identificó a los encubridores.

“Cuando en Charagua empieza a saberse del caso no saben qué hacer, los jesuitas lo llevan (a Roma) a la ciudad de Sucre como una forma de apaliar el secreto a voces que estaba surgiendo. Sabemos que Lucho se resistió porque le dijeron que iba a trabajar con papás y con profesores como capacitador», remarcó. Precisó que, sin embargo, el pederasta aceptó venir a la capital cuando el sacerdote A. M. le ofreció el cargo de director espiritual de Primaria, otorgándole una oficina.

Indicó que estas denuncias se descubrieron en Sucre porque el sacerdote catalán “llevó consigo un paquete de fotografías de los abusos que cometía a 70 niñas indígenas y vulnerables. En Sucre se descubre la cueva del monstruo que era Lucho Roma». Aseguró que la señora encargada de la limpieza y otros funcionarios de la Compañía de Jesús, entre ellos, el padre C. M. conocieron el 2016 que Roma era un abusador.

El exsacerdote reveló que Roma repitió las conductas de abuso a niños de Charagua en un colegio de Sucre desde 2005 a 2009.

Lima sostiene que Roma tenía obsesión por las niñas más pequeñas de 5, 6 y 7 años, y así se mostró con las alumnas de kínder y prekínder en Charagua en la Unidad Educativa San Pedro Claver.

Denuncias se descubren en Sucre

El exjesuita Pedro Lima reveló que la gente no creía que “un viejito que apenas caminaba podría cometer estos abusos”, pero, apuntó que “este aprovechaba su ancianidad, su falta de movimiento (del cuerpo), para encerrar a las niñas en una habitación en Charagua y abusar de ellas”.

Indicó que estas denuncias se descubren en Sucre porque el sacerdote catalán “llevó consigo un paquete de fotografías de los abusos que cometía a 70 niñas indígenas y vulnerables. En Sucre se descubre la cueva del monstruo que era Lucho Roma, pues la señora de la limpieza y otros funcionarios de la Compañía de Jesús tienen conocimiento el 2016 de que él era un abusador”, señaló.

Reveló que Roma “escondía sus cosas” en la casa de los jesuitas en la calle Padilla. “Habían fotografías no solo de caricias, besos o de acoso a las niñas sino de otras (actitudes) terribles que los fotografiaba”, según habrían revelado los testigos. Algunas de las fotografías, el sacerdote las entregaba a los padres de familia.

“En Sucre se repite lo mismo”, puntualizó.

Jesuitas piden reabrir caso de Lucho Roma

La Compañía de Jesús en Bolivia emitió este domingo un comunicado en el que solicita a la Fiscalía reabrir el caso del sacerdote Luis María Roma y que una comisión inicie el contacto con las víctimas de este pedófilo, tras revelarse nuevas denuncias en su contra.

“En una línea de absoluta transparencia para que se conozca la verdad de los hechos, urgimos a la Fiscalía del Estado a reabrir el caso del jesuita catalán Luis María Roma y los que considere oportunos, ante la evidencia del testimonio de víctimas y el material colectado en los allanamientos, para establecer las responsabilidades de quienes pudieron conocer los hechos y no haber actuado conforme a ley”, señala el documento.

Asimismo, señala que ante el daño y dolor ocasionado a las víctimas de abusos sexuales perpetrados por jesuitas se “ha instruido que una comisión, liderada por la actual Delegada de Ambientes Sanos y Seguros, profesional laica y psicóloga, inicie de inmediato la labor de contactar a las víctimas del caso Roma, y otros más denunciados, para establecer con ellas la mejor forma de atención a su situación particular”.

FALLECIDO

Pocas semanas antes de que se redactaran las conclusiones de las denuncias en su contra, Roma murió en Cochabamba a causa de las enfermedades que arrastraba durante años. Era el 6 de agosto de 2019 y tenía 84 años.

//Correo del Sur

Artículos Relacionados

Alumna muere y 3 resultan heridos por tiroteo escolar en Brasil

Paola Rios

Balacera entre bolivianos y paraguayos en Argentina deja cinco muertos

Paola Rios

Caso Marset: allanan sede de Interpol en Paraguay y detienen a tres policías

Paola Rios